POEMA A SAN FRANCISCO, EL CABALLERO DE ASÍS

by sanfranciscosolano, octubre 4, 2019

SAN FRANCISCO, EL CABALLERO DE ASÍS

Quien dejó sueños de grandeza para seguir al Señor y desposarse con la hermana pobreza.

Quien vio a la creación como su hermana y nos enseñó a respetarla, tanto fue su amor hacia ella que le compuso la más hermosa canción la del hermano sol.

Francisco que viste en los leprosos y en los que sufren el rostro humano de Cristo, haz que nosotros tus hermanos veamos hoy también en el rostro de los que sufren a Cristo hermano.

Tú que nos enseñaste que la perfecta alegría no se trata de cómo somos bien recibidos, sino que al contrario se trata de soportar con paciencia los malos momentos que podemos pasar en la vida, y si logramos sortear todo tipo de dificultades entonces hemos llegado a conocer la perfecta alegría.

Francisco el hermano universal, nos enseñaste que es mejor el diálogo que las armas, así como lo demostraste en tu diálogo con el sultán.

Nos enseñaste que ser pobre y sencillo no es humillación, y que ponernos al servicio de los demás es el mayor acto de contemplación.

Tú que te maravillaste de la creación, haz que nosotros sintamos la misma admiración y de ver en cada una de las maravillas de la creación la más hermosa oración.

San Francisco de Asís que en todo quiso asemejarse a Cristo pobre y humilde, nos enseñaste con tu vida y tu ejemplo que solo en Cristo se vive.

Tú que decías que el amor no es amado, no permitas que jamás caminemos en nuestras vidas sin Jesús a nuestro lado.

Tú que recibiste los estigmas de Jesucristo.  ¡Qué hermoso regalo que te dio el Señor de tener la dicha de compartir su pasión!

San Francisco de Asís que también llamaste hermana a la muerte, que tampoco nosotros temamos el día que nos llegue esa suerte de morir, para luego en la gloria de Dios poder vivir.

Hoy celebramos tu nacimiento al cielo, el cual te lo ganaste con tu vida y tu ejemplo, y que a pesar de los años transcurridos hoy perdura en el tiempo.

FELIZ DÍA DE SAN FRANCISCO DE ASÍS HERMANOS, Y NO NOS OLVIDEMOS CADA DÍA DE SER MÁS HUMANOS.

¡VIVA SAN FRANCISCO DE ASÍS!

(Autor a.f.c)